¿El Bitcoin es una Tulipomanía?

Posted on Jun 6, 2017

En fechas recientes se ha desatado el interés general por el Bitcoin, alcanzando máximos históricos y mostrando rendimientos interanuales de tres dígitos, eso me recuerda otras burbujas financieras que se han generado en el pasado, una de ellas la de la fiebre de los tulipanes, ¿este caso será distinto?

LA FIEBRE DE LOS TULIPANES

La historia de la que se conoce como la primer burbuja financiera nos remonta a los Países Bajos en el siglo XVII, estos países entre ellos Holanda gozaban de riqueza y prosperidad debido a su actividad comercial, sin embargo, en aquellos tiempos estaba censurado hacer gala de riqueza y esta solo podía usarse para glorificar a Dios y los holandeses desarrollaron un gusto por los jardines y las flores exóticas especialmente el tulipán.

Debido a que esta flor representaba un símbolo de riqueza y era un objeto de ostentación pronto paso a ser un artículo de intercambio de dinero, quienes tuvieran los mejores bulbos tendrían las pagas más altas, estas transacciones entre vendedores y compradores se daban en pequeñas tabernas donde las compradores colocaban sus posturas al observar y pesar los bulbos, la promesa de calidad de sus retoños y la confianza que el vendedor generaba.

Por razones desconocidas en aquel entonces (hoy se sabe que era un virus), los tulipanes tomaban diversos matices de colores lo que aumentaba su exotismo y su precio, lo que origino que mucha gente se volcara a comprar bulbos y a tratar de generar variaciones cada vez más exóticas, lo que genero un mercado cada vez más grande donde los precios iban en franco incremento, nadie quería quedarse fuera de un negocio así, quien no estuviera participando estaba dejando pasar una gran oportunidad.

Los vendedores involucraron a grandes pintores de la época para que dibujaran los supuestos tulipanes que se tendrían al comprar determinados bulbos (a esto se le atribuye el inicio de la mercadotecnia gráfica) y ésto incremento el alza del precio, ahora también se comercializaban futuros de la flor aún sin mostrar el bulbo y sin ser el dueño de la misma, ya que tan solo mostrar una pintura se realizaba la transacción. Este tipo de operación se desarrolló debido a que el bulbo tiene que estar plantado por varios meses durante el año antes de dar la flor y dado la demanda el negocio tenía que continuar independientemente si se mostraba o no el bulbo.

Finalmente en 1637 se dio que una subasta no había tenido compradores, después de un alza irracional de precios el mercado le daba la espalda, la irracionalidad había terminado y con ello muchos participantes que llegaron tarde en espera de grandes ganancias perdieron su dinero, ya que la estampida de vendedores hizo que el precio bajara drásticamente lo que marco el final de una gran burbuja financiera que volvió loco a todo un país.

EL CASO BITCOIN

Esta divisa digital no tiene garantías, no promete ganancias, no tiene intermediarios regulados, no hay banco central que la respalde, no pertenece a ningún país o estado, sin embargo, hoy día ya van varias personas que me comentan que quieren participar en parte a que hoy se sabe de los grandes rendimientos de unos años a la fecha ante el gran incremento de su precio, ¿estaremos frente a otra gran burbuja financiera?

Debo mencionar que no he destinado ni un solo recurso a este moneda aunque me hubiera gustado haberlo hace unos pocos años cuando empecé a escribir sobre ella, y con ello creo demostrarme a mí mismo que el ser humano independientemente de sus estudios, conocimiento o capital siempre se verá tentando a participar en apuestas que con el tiempo pueden resultar en grandes ganancias o pérdidas.

Seguiremos escribiendo,

México Bursátil

Asesores Financieros

Leave a Reply