La inflación y tu salario

Posted on Sep 25, 2019

Menuda sorpresa informa el INEGI en su medición de la tasa anual de la inflación en la primera quincena de septiembre al ubicarse en 2.99% y con esto se coloca dentro del objetivo del Banco de México, lo que da pie a una baja en la tasa de interés como mencione en la columna pasada.

LA INFLACIÓN Y MIS EGRESOS

El indicador nos sirve como parámetro para saber el incremento de los bienes y servicios en un periodo de tiempo, sin embargo, pocas veces este ilustra el impacto individual o el de un núcleo familiar ya que todos los consumidores nos comportamos de manera distinta y pocas veces se lleva un registro del aumento de los precios de los productos que consumimos y servicios que utilizamos. Lo que si sabemos es que si los precios suben, con nuestro dinero tendemos a comprar menos y con el tiempo esa tendencia reduce nuestro estilo de vida.

Si la inflación es del 3% y consumo un café que me cuesta $50 de pesos, este ahora costará $51.5. Si pienso edificar una casa que el año pasado costaba $3,000,000 de pesos ahora me costará $3,090,000 pesos.

¿Y CÓMO AFECTA MI SALARIO?

La inflación tiene un impacto en el ritmo de vida, como por ejemplo, si un trabajador ganaba $500,000 pesos en el año y la inflación es del 3% ahora necesitará $515,000 pesos para mantener el mismo nivel de vida, de tal manera, que si el empleador otorga un incremento mensual de $1,250 pesos se tendrá efectivamente más dinero pero implícitamente no aumenta la capacidad del trabajador para comprar más bienes o servicios.

En años pasados la inflación alcanzo niveles del 6% y si por ejemplo los incrementos salariales fueron por debajo de la inflación se infiere aunque se gana más dinero este no alcanza para mantener acceso a los mismos productos y servicios.

El cerebro juega de varias maneras, si tus ingresos aumentan la tendencia es gastar, por otro lado, si no tuviste aumento hay un sentimiento de molestia, de ahí que el recibir un aumento significativo suelta químicos positivos y recibir menos dinero o ninguno suelta químicos no positivos en el cerebro. Hay que aprender a dominarlos para entonces tomar decisiones racionales ya sea al recibir más o menos dinero.

De ahí siempre aconsejo ahorrar un poco de manera sistemática e invertir con tres visiones: corto , mediano y largo plazo. Es obvio que el puro ahorro en instrumentos que otorgan el mismo rendimiento o similar que la inflación no servirá de mucho en el mediano y largo plazo, de ahí que diversificar de manera inteligente sea la alternativa a seguir.

México Bursátil

Asesores Financieros

Leave a Reply