Tomando decisiones al invertir

Posted on Jul 17, 2018

Es común que después de una capacitación o ponencia alguien me pregunte mi punto de vista sobre determinado activo, dígase, acción en particular, y es una pregunta difícil de acortar en pocas palabras y se debe a que si no conozco las necesidades u objetivos de quien me pregunta la respuesta estará mal enfocada. Haciendo una analogía, un doctor no debe pre-escribir una receta sin conocer a detalle los síntomas, lo mismo pasa al realizar recomendaciones sobre valores.

  • Para dar una solución es necesario saber algunos factores personales mínimos del inversionista. De entrada es necesario saber los objetivos, y que distan mucho de solo decir: quiero hacer más dinero. Es necesario saber inicialmente si lo que se busca es preservar el capital ante la inflación y que al mismo tiempo genere un flujo fijo cada mes a una solución donde se busca acrecentar el capital donde el dinero puede estar invertido sin moverse durante varios años por citar un ejemplo.
  • Una vez obtenidos los objetivos es necesario tener unas reglas de decisión y esto es lo que genera una estrategia de inversión y sobre esta determinar los activos que conformarán el portafolio de inversión. Algunos criterios a considerar en la selección de activos dependerán de su ingreso y necesidades de liquidez, su edad, si tiene o no dependientes, así como de ciertos factores financieros.
  • El proceso de seleccionar instrumentos y revisar sus comportamiento para ejecutar decisiones requiere un cierto grado de conocimiento aunado a las herramientas necesarias y el tiempo para el cumplimiento de las estrategias, eso hace que existan asesores en inversiones y aunque hoy día existen e irán incrementándose soluciones basadas en internet siempre será necesario alimentar estos sistemas con información proveniente de un humano.
  • Desde mi óptica un portafolio de inversión debería tener tres visiones, una de corto plazo, una mediana y una de largo , a menudo una estrategia puede a llegar a crear alteraciones en las expectativas del inversionista creando con ello toma de decisiones que rompan la composición y es ahí donde los resultados pueden llegar a variar en relación a los objetivos.
  • Por ejemplo, si se ha invertido 40% de la cartera en acciones y a estas le han ido muy bien, muy seguramente el inversionista querrá incrementar su posición con el restante 60% sin considerar que el portafolio se volverá más riesgoso. En el otro escenario, si a la parte de acciones (que es la visión de largo plazo) le ha ido mal en el corto plazo seguramente el inversionista querrá disminuir su exposición y optar por algo más seguro pero al reducirla no le dará oportunidad de recuperarse con una mayor velocidad al hacer un cambio hacia instrumentos de corto plazo.
  • Una respuesta que evita comprometerse y analizar cada situación es sugerir invertir en instrumentos de deuda gubernamentales de corto plazo y así evitar cualquier riesgo y así tener un resultado similar a la inflación donde el riesgo es prácticamente nulo, sin embargo, el estudio y la investigación nos demuestra que una solución integral contiene varias visiones y que no puede limitarse a una solución general para cada perfil de inversionista u ahorrista.
  • Otro punto que recomiendo, es que independientemente del monto de sus ahorros y preferencias, entienda que todos los intermediarios cobran e incluso dentro de las soluciones de corto plazo existen comisiones distintas entre instituciones financieras y esa diferencia entre colocar su dinero en X o Y institución o estrategia y ese cobro llega en varios casos a ser significativo en el rendimiento obtenido. Si usted no sabe el monto de comisiones que su intermediario le cobra le sugiero se entere y compare.

 

México Bursátil

Asesores Financieros

Leave a Reply